Angels or Demons

angels or demons, adivina k eres, y cosas sobre ellos, entra en el mundo de los angeles o en el mundo de los demonios
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Angels & Demons.... 4º capitulo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 77
Edad : 26
Localización : Badajoz
Fecha de inscripción : 01/08/2007

Hoja de personajes
1: 1

MensajeTema: Angels & Demons.... 4º capitulo   Miér Sep 26, 2007 11:37 pm


CP 4.

En una pequeña casita de Roma se encontraba Sack y Iana a punto de salir para entrevistarse con el Papa. Ya hacía casi veintidós años desde que se llevaran a Enur y Iana quedara custodiada por Sack, veintidós años desde que su hermana y su cuñado murieran a manos de los demonios porque él no había podido ir a socorrerlos, el mismo Señor del Mal se encargó de ello personalmente. Cuando llegaron a la cita le hicieron una reverencia y el Papa los condujo hasta su despacho.


Iana has resultado ser una estupenda alumna- cogió papel y una pluma y escribió- ahora vas a subir un nivel más, tu tío es el mejor ángel en combate, el te enseñara todo lo que necesites saber, ya no vendrás más aquí, ya no puedo enseñarte nada que no tengas que descubrir tu sola.- le entregó el papel a Sack y este se lo guardó en el bolsillo de la chaqueta- Esa es la dirección del lugar, ahí podrás entrenarla sin problemas.
Sack y Iana se levantaron e hicieron una reverencia, luego marcharon sin mirar atrás. Iana le había cogido mucho cariño a ese anciano, le había enseñado todo lo que el sabía sobre ángeles y demonios, latín, hebreo, y muchas más cosas que según el mismo Papa y Sack la ayudarían en el futuro. Sack por su lado era la persona a la que más quería en este mundo, siempre había cuidado de ella y le había dado cariño, el que no pudieron darle sus padres por medio de esos demonios a los que dentro de poco ella tendría que enfrentarse, a su propia hermana.
Se dirigían al coche, un Volvo negro, aparentemente nuevo aunque no fuera así. Montaron sin decir palabra y recorrieron las calles de Roma buscando la dirección del papel. Cuando hubieron llegado Iana no sabía si le habían gastado una broma o era enserio, estaban en el barrio más antiguo de la ciudad, las casas estaban derruidas… ¿dónde se suponía que iba a entrenarse?. Después de una pequeña caminata llegaron a una casa en "ruinas" y entraron en ella. Dentro Iana se quedó con la boca abierta, la casa por dentro no estaba en ruinas ni mucho menos, era espaciosa, insonorizada y no había en ella más que un armario.


Bueno aquí tienes tu habitación de entrenamiento, es toda tuya.- le dedicó una sonrisa- ¿Empezamos?.
Claro, lo estoy deseando.- rió mientras se quitaba el abrigo.
Dejaron los abrigos colgados en una puerta y empezaron por artes marciales.


Iana en este campo cada uno tiene una postura inicial, una con la que se sienta cómodo para iniciar un ataque o una defensa, tú tienes que buscar la tuya- Sack dobló las rodillas y colocó una mano vertical y la otra horizontal tapando a la primera- ahora tú, busca una que te valla bien.
Iana quedó una pierna adelante y otra atrás, la de adelante la inclinó un poco, hizo lo mismo con las manos que con las piernas quedando las palmas medio abiertas.


Estupendo, muy bien- rió Sack- ahora quiero que imites mis movimientos.- ella asintió.
Sack propinó un golpe al aire con un puño y Iana lo imitó, luego una patada seca al aire también, cosa que ella también imitó volviendo los dos luego a sus posiciones iniciales. Después de un rato enseñándole como atestar los golpes sin hacerse daño Sack le enseñó como parar los golpes al igual que había echo anteriormente. <> le dijo a Iana mientras se lo mostraba, luego volvieron a las imitaciones con lo que acababa de enseñarle. Al cabo de un rato ya tenían hambre y estaban cansados, por lo que decidieron seguir por la tarde con el entrenamiento y salieron a comer al restaurante más cercano.
Pero Iana no era la única que estaba siendo entrenada, al otro lado del mundo una parte de su ser, alguien a quien ella no recordaba estaba siendo entrenada severamente. Enur se encontraba en uno de los barrios más ricos de Estados Unidos, en una mansión en la que vivía con uno de los demonios más monstruosos de la raza, se encargaba de entrenarla, educarla y todo lo que creía necesario. Sus entrenamientos eran duros, complicados y sufridos, sobre todo por parte de Enur lo cual lo único que hacía era acrecentar la ira que había en ella. Su educación solo se basaba en una cosa: odio. Odio hacia todos, incluso hacia su maestro, pero sobre todo sentía odio por sus padres por haberla abandonado cuando solo era un bebé, también sentía un odio inmenso hacia su hermana, a ella sus padres la hubieran cuidado si no fuera porque su maestro había mandado a matarlos por haberla abandonado. Esa una de las razones por las que odiaba a su maestro, ella hubiera querido acabar con sus padres con sus propias manos, solo aguantaba todos los tormentos a los que la exponían por una simple razón, desfogar su ira con su hermana, un ángel que no había sufrido nada en su vida, pero no solo ella recibiría su castigo, Sack también pagaría, todos lo harían…


¡Concéntrate!- una bofetada sonrojó el rostro de Enur, pero más rojos de hicieron sus ojos- así me gusta… continuemos.
Enur cogió sus Sais, unas pequeñas espadas muy difíciles de usar pero que ella dominaba a la perfección. Les dio la vuelta en sus manos en señal de amenaza y cogió su postura inicial, pies levemente separados, los Sais con la punta hacia arriba y un brazo caído en toda su longitud y el otro doblado hacia el pecho. Mientras estaba en esta posición calculaba sus opciones, podría atacar pero la repelería a no ser que lo engañara, también podría esperar a que el atacara, pero sería más arriesgado y como siempre solía decir, la mejor defensa es un buen ataque. El también la estudiaba a ella Zorg era el mejor en todo lo que hacía, por eso lo destinaron a encargarse de ella, era el más fiel servidor del mismo Belial desde que los traicionara su padre. Por fin se decidió, decidió atacar, sería lo más seguro y conveniente. Corrió hacia el e hizo ademán de clavarle el Sais en el costado derecho, pero en el ultimo momento cambió el rumbo y fue a clavarlo en el izquierdo, sin embargo Zorg sabía de antemano sus intenciones de engañarlo. La agarró del brazo que sujetaba el Sais que iba a clavarle, se lo retorció y cuando le hubo dado la vuelta le atisbó una patada por la espalda haciéndola caer de boca y dolorida.


¿Se te olvida que puedo leer el pensamiento?- reía por lo que le había hecho, le divertía sobremanera verla sufrir- ya está bien por hoy, eres una inútil y tu cansancio no va a ayudar en nada a que luches mejor, vete.
Se levantó, lo miró con todo el odio que le tenía, no esperaba que le doliera y mucho menos que lo atemorizara, pero sabía que algún día pagaría caro todos sus maltratos. Y así se dispuso a salir cuando sintió que algo se acercaba a gran velocidad por detrás, se giró y los paró en seco, con las dos manos, eran los Sais, Zorg había puesto a prueba su instinto y este no le había fallado, seguro que al maldito ahora lo corroía la rabia por no haber acertado en el blanco.


Se te olvidaban- la risa que había hacía tan solo unos momentos ya no estaba, en su lugar estaba la misma cara seca, malhumorada y fea de siempre.
No hizo ningún comentario y salió de allí como alma que lleva el diablo. Por el camino se encontró a Peter, un chico que también estaba siendo entrenado por Zorg, eran buenos amigos, siempre se apoyaban en los malos y buenos momentos, y luchaban juntos con Zorg para desquiciarlo, era su mejor amigo, lo único bueno que tenía en el mundo. Peter tenía dos años más que ella, su madre era un demonio, su padre un mortal, la madre de este se lo llevó al nacer y lo dejó a cargo de Zorg para que lo entrenara, desde que ella llegara había estado siempre a su lado.


Tranquilízate, eso es lo que el quiere- Peter era alto, rubio de ojos castaños, era el único chico con el que ella se había relacionado. Este le pasó el brazo por el cuello como solía hacer desde pequeños- tu ni caso, ya recibirá lo suyo de nuestra parte, te lo prometo.
Ya lo creo que lo pagará, todos los que me han hecho daño lo pagaran- le dedicó una sonrisa irónica y salieron a dar una vuelta para despejarse.
Ya en la calle el aire azotaba las caras de los que se atrevían a salir de sus casas, esto no le importaba a ninguno de los dos, solo querían salir de allí, ese lugar que los asfixiaba. Fueron por una de las calles mayores hasta que llegaron a uno de los bares a los que solían ir. El lugar era poco más que una simple barra para los pedidos y una pista de baile con pequeñas mesas redondas y banquillos. Se deslizaron a través de la pista y llegaron a la barra donde pidieron la bebida más fuerte que tuvieran. El resto de la tarde la pasaron allí, bebiendo, bailando… Mientras Enur bailaba con Peter una chica alta, de pelo y ojos castaños, y vestida provocativamente, se les acercó pidiéndole a Peter que bailara con ella, él miró a Enur interrogante y esta simplemente cabeceó hacia arriba y se fue hacia la barra mientras Peter seguía bailando con esa chica. Pidió un Whisky y se dedicó a beberlo. La tarde dio comienzo a la noche, Peter llegó cansado de bailar y después de tomarse él algo comentó que sería mejor que volvieran, ya que al día siguiente les esperaba otro día de agotador entrenamiento, pero esta vez tendrían que luchar el uno contra el otro.

_________________
Angel fui y Demonio soy ,delas cenizas resurjire y mi venganza consumire

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://WWW.angels-or-demons.es.tl
 
Angels & Demons.... 4º capitulo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Viudas e Hijos del Rock & Roll - Capítulo 154 (13-05-2015) Ultimo Capitulo
» Las mil y una noches - Capitulo 109
» Rastros de mentiras Anteultimo capitulo
» Novela Ezel Capitulo 70
» Las mil y una noches - Capitulo 141

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Angels or Demons :: Historias :: Angels & Demons El comienzo-
Cambiar a: